La Historia se

escribe con obras

Tranvía de Ayacucho

Antioquia, Medellín, Colombia
1909
17
  • Área: 42000 m2
  • Año: 2013-2015
  • Constructora: Grupo OHL
  • Diseño estructural: Idom
  • Interventoria: Ingerop
  • Propietario: Alcaldía de Medellín
  • Tipo de proyecto: Infraestructura
  • Estado de la obra: Terminada
  • Director de obra: Ing. Javier Bueno
  • Localización: Antioquia, Medellín, Colombia
Tranvía de Ayacucho

Descripción del proyecto

El tranvía de Ayacucho surge por la necesidad de mejorar el servicio de transporte público para el área centro oriental de Medellín e incluye, dos cables que hacen parte del Plan de Desarrollo Metropolitano Metrópoli 2008 – 2020.

Para su ejecución el Municipio de Medellín realizó estudios de prefactibilidad y aprobación, que incluyeron estudios técnicos con los que se identificó al Metro de Medellín como entidad idónea para la puesta en marcha del proyecto.

Posteriormente el gobierno francés se comprometió con el avance del tranvía y de dos cables aéreos, y se gestionó un crédito de USD$250 millones con la Agencia Francesa de Desarrollo – AFD- para la realización de las tres líneas de transporte. 

Beneficiando a más de 360 mil personas, el trayecto del tranvía abarca las comunas 8, 9 y 10 de Medellín, correspondientes a los barrios Villa Hermosa, Buenos Aires y La Candelaria, para un total de 4,2 km a lo largo de los cuales se distribuyen seis paradas que van desde la estación San Antonio del metro hasta el barrio Alejandro Echavarría, tres estaciones de transferencia y los metrocables que se despliegan a través de su recorrido. 

El proyecto se destaca por ser un medio de transporte sostenible gracias a que es eléctrico, no consume ningún tipo de combustible ni emite gases, además de que permite eliminar ciertas rutas de buses y convertir algunas calles del centro de la ciudad en espacios peatonales.


El tranvía es el primero del tipo Translohr (neumáticos de caucho y un riel) en América Latina

Contexto del proyecto

Al hablar de su ejecución, Javier Bueno, director de la obra, menciona el aspecto social como el más importante pues anota que la construcción en sí es sencilla.

En un comienzo el trato con la comunidad fue un factor determinante pues hubo oposición por parte de las personas que ahora son vecinas del sistema de transporte, especialmente aquellas de la zona residencial, por lo que fue necesario que un grupo de profesionales se pusiera al frente de los programas de sensibilización, apoyados en el concepto de Cultura Metro.

Gracias a este trabajo hecho con la comunidad, se pudo avanzar sin inconvenientes y actualmente el tranvía es motivo de orgullo, sinónimo de calidad de vida y un gran aporte a la movilidad sostenible e incluyente.

El proyecto es propiedad de la Alcaldía de Medellín. El Grupo OHL estuvo a cargo de su construcción y  

Argos del suministro de concretos y pavimentos. En general, se usaron concretos estructurales convencionales que van desde 1.500 hasta 5.000 psi, para un total aproximado de 32.000 m3 entre concretos de alta resistencia, concreto tipo tremie y pavimentos. 

Para la construcción de las plataformas específicamente, se usaron pavimentos MR30 y MR45, este último se destaca no solo por su resistencia sino también porque se usó en gran volumen brindando acabados rústicos que exigían una característica especial en sus agregados porque quedan expuestos. 

Como aporte de Argos, Bueno destaca el alto estándar de calidad y la propuesta de valor frente a los requerimientos exigidos desde el diseño y la metodología de construcción que fueron atendidos de forma personalizada, efectiva y eficiente en lo que se refiere a logística y un acompañamiento permanente que incluyó asesoría técnica y capacitaciones sobre los concretos y los métodos constructivos.

Adicionalmente, es importante mencionar el concreto tremie utilizado en el sistema de cimentación presente entre las estaciones Miraflores y Alejandro Echavarría, que se moldearon a las soluciones que se requerían, al igual que los concretos para pavimentos que dan respuesta a estructuras y al diseño, es decir, a las necesidades arquitectónicas del proyecto. 

Para comenzar la ejecución del proyecto fue necesario, por medio de un sistema constructivo, reubicar las redes de servicios como: energía, acueducto y alcantarillado que proveen la zona, y ubicarlos en ambos lados de las vías, correspondientes al área de los andenes para ponerlas en funcionamiento haciendo un empalme de manera tal que no fuera necesario suspender los servicios a  los ciudadanos.

El tranvía que ya está en funcionamiento, es posible gracias al trabajo de más de mil personas involucradas en el proyecto. Durante los cuatro días de operación instructiva el tranvía movilizó más de 25.000 personas.


El tranvía de Ayacucho es un sistema sostenible e incluyente que tiene como propósito mejorar el servicio de transporte público para el área centro oriental de la ciudad, e incluye dos cables que pasarán por los barrios Villa Hermosa, Buenos Aires y La Candelaria.